Cambio de titularidad por divorcio en una vivienda o un piso

Cambio titular luz y gas por divorcio

El cambio de titular por divorcio supone que el cónyuge que permanezca en la vivienda asumirá toda la responsabilidad del suministro de luz y/o gas.


¿Cómo se realiza un cambio de titular por divorcio y qué supone?

Uno de los muchos trámites burocráticos a los que se enfrenta una pareja inmersa en un proceso de separación es el cambio de titular por divorcio. Esta gestión siempre genera dudas y la siguiente pregunta:

¿Quién se hará cargo del pago de las facturas tras el divorcio?El responsable de pagar las facturas y afrontar cualquier tipo de deuda es aquel que permanezca en la vivienda y haga uso de los suministros. Además, tendrá la plena potestad de modificar diferentes aspectos del contrato como la tarifa de luz y/o gas o la potencia eléctrica.

El cambio de titular por divorcio, además de para garantizar el suministro eléctrico en la vivienda, también evita problemas al cónyuge que abandone el inmueble. No obstante, éste último no queda completamente eximido de su responsabilidad con el suministro energético de la vivienda, puesto que, en caso de tener hijos, "paga" parte de la factura a través de la manutención.

¿Qué se necesita para cambiar el nombre del contrato de luz y gas en caso de divorcio?

Para realizar el cambio de titular por divorcio, es necesario ponerse en contacto con la comercializadora a través de los teléfonos de atención al cliente o por vía online mediante las áreas de clientes. Las compañías suelen solicitar la siguiente documentación para llevar a cabo el trámite:

  • Datos personales y de contacto del antiguo y nuevo titular.
  • Dirección postal del punto de suministro.
  • CUPS.
  • Número de cuenta bancaria.
Ayuda gratuita
Logo Endesa

Infórmate para hacer un cambio de titular

Obtener información

¿Cuánta se tarda y cuánto cuesta un cambio de titular por divorcio?

Desde el momento de la solicitud del cambio de titular por parte de uno de los cónyuges, la comercializadora iniciará el trámite, que debería hacerse efectivo de 1 a 20 días.

Para poder ejecutar el cambio de titularidad por divorcio, la compañía debe esperar a que se cierre el periodo de facturación. Por ello, una vez completado el proceso, es normal recibir una última factura a nombre del antiguo titular.

Cambiar el nombre del contrato de la luz o el gas tras un divorcio no tiene coste alguno, es totalmente gratis. Únicamente llevará asociado un coste si va unido a algunas de las siguiente circunstancias:

¿Por qué es mejor cambiar el titular por divorcio a cambiar el número de cuenta?

A pesar de tratarse de dos gestiones compatibles durante un proceso de cambio, es importante no confundirlas a la hora de modificar la titularidad del contrato de luz y/o gas por divorcio. De lo contrario, pueden surgir graves consecuencias con la comercializadora.

El cambio del número de cuenta bancaria solo modifica dónde se van a asociar los pagos de las facturas, pero el titular de los suministros seguirá siendo la misma persona. Se trata de una acción poco recomendable, puesto que en caso de que surja alguna avería o situación de impago ajena al titular, el responsable será él.

Todo así, la opción más lógica es traspasar la responsabilidad del suministro al cónyuge que vaya a permanecer en la vivienda y evitar problemas.

¿Cambio de titular por divorcio o dar de baja el suministro?

La respuesta a esta disyuntiva está condicionada a la situación en que va a quedar la vivienda tras el divorcio. Según el grado de desocupación, habrá que dirimir si es más rentable cambiar el titular o dar de baja el suministro.

Optar por el cambio de titular por divorcio, implica tener planeado qué hacer con la vivienda a corto plazo, bien sea porque uno de los cónyuges va a permanencer en ella o por la previsión de un gran interés en cuanto se ponga a la venta o en alquiler.

No obstante, el debate se acrecienta cuando no existe interés en la vivienda por nadie y va a quedar deshabitada durante un largo periodo de tiempo. Precisamente por ello, aparece el riesgo de los enganches ilegales. La solución es, por tanto, dar de baja el suministro energético.

Es importante subrayar que dar de baja un suministro eléctrico supone para el nuevo inquilino de la vivienda un coste que oscila entre 300 y 400 euros, mientras que el cambio de titularidad por divorcio en una vivienda o piso es gratuito.

 

Cambio de titular por divorcio por compañías

  
  
Actualizado el